Son las conclusiones del proyecto europeo Life Power impulsado por la Fundación San Valero y el Gobierno de La Rioja