FAQ sobre R&R2022-04-08T19:17:23+02:00

Preguntas frecuentes sobre Regeneración y Reutilización del agua

A continuación se presentan las preguntas formuladas durante varias entrevistas con medios de comunicación y profesionales del sector durante el año 2021, junto con las respuestas facilitadas por el presidente de ASERSA.

¿Qué casos de éxito tenemos en España? ¿Qué ha conseguido cada uno de ellos?2022-03-31T23:20:42+02:00

España dispone de numerosos casos de éxito, en el interior y especialmente en la costa mediterránea, donde predomina el riego agrícola y de jardinería, y se registra una pluviometría cada vez más irregular tanto en localización como en intensidad.

La página web de ASERSA incluye folletos e informes sobre muchos de esos proyectos, aunque hay otros casos que todavía no han sido documentados suficientemente por sus promotores y explotadores.

El proyecto de regeneración y reutilización de agua para riego agrícola de Vitoria-Gasteiz, inaugurado en 1994, fue pionero en España e incluso la UE, en cuanto supuso la implantación del proceso de regeneración aprobado en California en 1978. El proyecto tiene una capacidad de 35.000 m3/día para riego sin restricciones, con un agua de gran calidad para ese uso.

El Consorci d’Aigües Costa Brava Girona es una de las entidades con mayor tradición y diversidad de usos del agua regenerada desde 1989, entre los que se incluyen las redes urbanas de distribución de agua regenerada en localidades turísticas como Lloret de Mar y Tossa de Mar.

Los proyectos de Vitoria-Gasteiz y del Consorcio d’Aigües Costa Brava Girona fueron inspiradores en gran parte de la normativa española sobre reutilización de agua aprobada en 2007 en forma del RD 1620/2007.

El Área Metropolitana de Barcelona puede producir hasta 300.000 m3/día de agua para riego agrícola y de jardinería, para preservación de humedales y suministro a una red municipal de abastecimiento para usos no potables en el municipio de El Prat de Llobregat. Junto a esa ERA, existe también una ERA avanzada de menor capacidad (15.000 m3/día) dotada de filtración con membranas de ósmosis inversa y desinfección con luz UV, capaz de producir agua regenerada de calidad suficiente para alimentar una barrera contra la intrusión salina del acuífero costero de El Baix Llobregat.

El Canal de Isabel II y el Ayuntamiento de Madrid suministran agua regenerada para riego de jardinería en los jardines de Madrid y muchos otros municipios de su área metropolitana, así como para el baldeo de calles. Para ello, disponen de una extensa red circular de distribución, que ha permitido mantener esos espacios verdes durante los episodios de restricciones por sequía de las décadas pasadas.

La estación de regeneración avanzada de El Camp de Tarragona es un ejemplo emblemático a escala europea e incluso mundial de cómo se puede producir un agua de calidad comparable a una de consumo humano (proceso muy similar al utilizado en Orange County Water District de California), aunque el agua producida en esta instalación se dedique al suministro para el polígono petroquímico de Tarragona.

La Región de Murcia es sin duda la que mayor tasa de reutilización alcanza en toda España y posiblemente en Europa e incluso en la región mediterránea. La Región de Murcia reutiliza prácticamente la totalidad de sus efluentes regenerados para el riego agrícola, unos 110 hm3/año. La gran aportación de la Región de Murcia a la gestión de la reutilización fue la inclusión, en su plan de saneamiento del año 2001, del coste de la regeneración del agua para riego agrícola en el canon de saneamiento que todos los ciudadanos sufragan por utilizar el agua de abastecimiento (del grifo). Esta estrategia les ha permitido progresar con respecto a otras comunidades autónomas, donde los usuarios agrícolas deben sufragar ese coste (entre 0,06 €/m3 y 0,10 €/m3 en la fuente), lo que suele limitar el interés por el uso de agua regenerada.

La Costa del Sol Occidental es conocida por su extensa red de suministro de agua regenerada para campos de golf en los municipios de Benalmádena, Marbella y otros próximos.

¿Qué efectos ambientales tiene una ERA?2022-03-31T23:13:36+02:00

Una estación de regeneración de agua (ERA) se asemeja a una estación de potabilización de agua. Son realmente fábricas de agua, con ausencia de procesos generadores de olores o molestias acústicas, visuales u olfativas destacables. No obstante, comportan una circulación de vehículos destinados a transportar reactivos y reposición de equipos. Los efectos ambientales más significativos suelen estar causados por los procesos de depuración en las EDAR, que preceden normalmente en ubicación física y operativa las estaciones de regeneración de agua (ERA).

Los limitados flujos de residuos líquidos generados por los procesos de regeneración son generalmente retornados a la EDAR de la que han recibido el efluente depurado, por lo que carecen de flujos de salida que no sea el agua regenerada. La parada del proceso de regeneración comporta la interrupción de la llegada de efluente depurado, y el posible vertido del agua regenerada producida a la EDAR contigua.

En California y otros Estados, y en diversas Comunidades Autónomas españolas, como por ejemplo en las instalaciones del Consorci d’Aigües Costa Brava Girona, las ERA se han convertido en lugares para visitas escolares y de ciudadanos que desean conocer las peculiaridades de esas modernas “fábricas de agua”. Los departamentos de comunicación aseguran una información y una relación muy fluidas con la ciudadanía.

¿Es caro producir agua regenerada? ¿Consume mucha energía?2022-03-31T23:10:45+02:00

Los procesos técnicos de regeneración básica (para riego agrícola, por ejemplo) consumen una energía comparable a la de una estación de potabilización del agua (menos que 1 kWh/m3). Los procesos de regeneración avanzada consumen algo más de energía, pues implican normalmente el uso de membranas de ósmosis inversa, similares a las utilizadas en las plantas de desalinización. El consumo unitario (kWh/m3) depende mucho del tamaño y la configuración de la ERA (factor de escala).

A título de ejemplo, la estación de regeneración avanzada de Orange County Water District, en California, que produce unos 380.000 m3/día de agua regenerada de calidad comparable al agua de consumo humano, tiene un consumo energético de 1,12 kWh/m3, inferior al necesario para impulsar el agua trasvasada mediante un canal abierto desde 700 km al norte del Estado. El consumo energético de una planta desalinizadora oscila entre 3,5 kWh/m3 y 4,0 kWh/m3, dependiendo de las etapas de tratamiento incluidos.

El coste actual del agua regenerada en Orange County Water District es de 0,39 dólares/m3, mientras que el coste generalmente publicado por los explotadores de desalinizadoras como las que tenemos en la costa mediterránea suele ser de 0,80 euros/m3 o superior. La ciudad de San Diego tiene un contrato multianual para abastecerse con agua desalinizada, con un coste acordado de 1,5 dólares/m3 de agua desalinizada.

¿Cuál es la causa de que la reutilización de agua no alcance caudales superiores en España?2022-03-31T23:05:01+02:00

El contexto regulador es poco favorable, con escasos estímulos normativos y económicos por parte de las autoridades de salud pública y recursos hídricos, junto con una disposición limitada de los propios usuarios para asegurar estrictamente la calidad del agua regenerada, requisito esencial para controlar los posibles riesgos sanitarios y ambientales que el agua regenerada puede comportar (dependientes de la calidad y el régimen de explotación fiable de las ERA). Otro factor determinante del grado de reutilización es el coste que el agua regenerada puede comportar para los usuarios.

Sin duda, la necesidad de agua (la escasez de agua) no ha llegado a ser lo suficientemente intensa (así parece que se interpretan los indicadores de cambio climático) como para tener que explorar esta opción. Por el momento, la opción preferida es la desalinización.

Conviene indicar que California (donde las sequías plurianuales han sido y están siendo intensas) sigue mostrando una gran preferencia por la regeneración avanzada, que es la que se ha adoptado en los grandes proyectos de recuperación de efluentes depurados que se vierten al océano Pacífico.

En definitiva, convendrá resolver la legitimidad del uso de la reutilización de agua, mediante evaluaciones científicas y técnicas bien fundadas, como las que han desarrollado los californianos. Es un proceso muy similar al que han seguido las autoridades del medicamento europeas y norteamericanas para autorizar las vacunas contra la Covid-19.

¿Se dispone de datos relativos a los caudales de agua regenerada que se utilizan en España para los diferentes usos?2022-05-24T12:13:40+02:00

La información disponible es muy irregular, escasa en unos casos e incoherente en muchos otros, pues es frecuente considerar como reutilización (indirecta o incidental) la que se produce por vertido de efluentes depurados en los cauces de los ríos. Es obvio que el agua siempre se reutiliza en los puntos aguas abajo de las cuencas de los ríos, pero ese tipo reutilización es no planificada y está incluso descartada como reutilización en lugares como California. La reutilización realmente planificada en España es la que se realiza en las zonas costeras mediterráneas.

La Región de Murcia es pionera en este campo (por necesidad pluviométrica), alcanzando un 95 % de regeneración y reutilización de sus efluentes, principalmente para riego agrícola. Aproximadamente la mitad de esos caudales son captados por los usuarios a la salida de las estaciones de regeneración, y la otra mitad se capta de los cauces fluviales (con escasos caudales) unos pocos metros aguas abajo del lugar en que han sido vertidos. Aunque esta última reutilización es estrictamente indirecta, la escasa distancia entre el punto de vertido y el de nueva captación, junto con los reducidos caudales circulantes por los ríos hacen que esa reutilización pueda considerarse en la práctica como reutilización planificada.

El Consorci d’Aigües Costa Brava Girona reutiliza de forma planificada más de un 10 % de sus efluentes depurados. Aunque es difícil estimar la reutilización estrictamente planificada que se realiza en otras Comunidades Autónomas costeras, el valor debe oscilar entre un 5 % y un 10 % de los efluentes depurados.

.

¿Qué legislación se aplica en otros países europeos y el resto del mundo?2022-03-31T22:57:04+02:00

La normativa europea sobre reutilización del agua solo afecta actualmente al riego agrícola y de jardinería. El texto normativo tiene el rango de Reglamento UE 2020/741 y fue aprobado por el Parlamento y el Consejo europeos en junio de 2020 y entrará en vigor en junio de 2023. Europa alberga destacados proyectos de reutilización del agua para recarga de acuíferos potables como el de Torreele en la costa occidental belga, y el de la ciudad de Berlín en Alemania. La normativa aplicable en esos proyectos tiene alcance estatal y básicamente requiere la producción de un agua regenerada de calidad igual o superior a la exigida a escala europea para el agua de consumo humano. La página web de ASERSA muestra amplia información sobre el Reglamento UE 2020/741 y el proyecto de Torreele.

Las condiciones pluviométricas de las partes centrales y septentrionales del continente europeo no han propiciado hasta el momento la necesidad generalizada de la regeneración planificada del agua, aunque la reutilización incidental que ocurre en los grandes ríos que atraviesan el continente sí que han motivado la necesidad de aplicar normas de calidad de los efluentes depurados cada vez más exigentes. La reutilización planificada es mucho más frecuente en las zonas meridionales, especialmente las pertenecientes a la región mediterránea, donde la irregularidad pluviométrica y la aridez están promoviendo el recurso a técnicas innovadoras para asegurar la fiabilidad de los suministros.

Los informes elaborados por la Comisión Europea en 2014 indicaban que España era el Estado con mayor implantación de la reutilización y sobre todo el que mayor potencial tenía en un futuro próximo (2025) para satisfacer las necesidades de suministro de agua mediante caudales de agua regenerada. Por otra parte, las barreras más importantes para la implantación de la reutilización del agua eran el reconocimiento y la percepción del público, junto con el marco regulador y comercial.

La competencia normativa sobre la reutilización del agua en los EEUU es exclusivamente de carácter estatal. La reutilización ha progresado especialmente en los Estados del Oeste y Suroeste, en razón de la escasez de recursos, el desarrollo demográfico y los usos agricultura y de jardinería, junto con la notable irregularidad pluviométrica. Otros Estados están adoptando la reutilización como forma de disponer de recurso fiables para una gran variedad de aprovechamientos. California es un Estado pionero en reutilización para todos los usos, excepto el de reutilización potable directa (incorporación del agua regenerada en el conducto de abastecimiento público). El proyecto realmente pionero en ese uso del agua regenerada es la ciudad de Windhoek, la capital de Namibia, donde reutilizan agua para consumo humano desde 1968 (25 % del aportado a la red de distribución), cuando eran una provincia de África del Sur.

California dispone de reglamentación aplicable a todos los usos, excepto el de reutilización potable directa para el que están elaborando la normativa aplicable, y cuenta con numerosos proyectos de reutilización, especialmente en el sur del Estado, cuya climatología es árida o semi-árida. Tras el predominio del uso de agua regenerada para riego agrícola (desde 1978 hasta 2000), el predominio del uso del agua regenerada ha pasado a ser la recarga de acuíferos potables (costeros sobre-explotados) especialmente en el sur del Estado, que depende para su suministro de grandes trasvases desde el norte del Estado. La falta de fiabilidad de esos trasvases durante los intensos episodios de sequía registrados entre 2012 y 2017, y desde 2020 hasta este momento ha llevado a la construcción de grandes proyectos de “regeneración avanzada” o “purificación” con los que producir agua para la recarga de acuíferos costeros sobre-explotados que se utilizan para abastecer de agua potable a los 20 millones de personas que viven desde Los Angeles hasta San Diego.

¿Para qué usos está permitida el agua regenerada en España?2022-03-31T22:53:36+02:00

El RD 1620/2007 establece hasta 15 opciones de reutilización, como son los usos domésticos (jardines y usos no potables), el riego agrícola y de jardinería, el uso industrial, la recarga de acuíferos y otros. No obstante, el RD 1620/2007 prohíbe expresamente su uso por la industria alimentaria (cuando el agua entra en contacto con los productos) y los usos potables (ingestión por humanos) especialmente de forma directa (como fuente de abastecimiento público). Este último uso puede considerarse en casos de emergencia o desastres naturales.

En la UE, es cada vez más frecuente la reutilización interna por la industria alimentaria (reciclado de los vertidos del proceso industrial, sin mezcla con aguas sanitarias humanas), para el lavado de vegetales envasados, o la producción de “potato chips”, como los de Lay’s (PepsiCo) en Brujas, Bélgica. También hay casos de recarga de acuíferos potables en la región de Veurne, en Bélgica, y en Berlín, Alemania. El Estado de California es pionero en todos estos usos, especialmente para la recarga de acuíferos costeros potables, en el sur del Estado, donde viven 20 millones de habitantes que dependen de la disponibilidad de agua aportada por los trasvases que vienen del norte del Estado.

La UE ha establecido un reciente Reglamento 2020/741 aplicable exclusivamente al riego agrícola con agua regenerada. Su aplicación será obligatoria en junio de 2023. Las autoridades de los Estados Miembros han de elaborar los protocolos de validación de los procesos de regeneración, de verificación de la calidad del agua, y de gestión de los riesgos para la salud humana y el medio ambiente derivados de las prácticas agronómicas permitidas por el Reglamento.

¿Qué beneficios directos y concretos tiene la reutilización del agua para la ciudadanía?2022-05-24T12:19:03+02:00

El principal beneficio directo de la reutilización del agua (uso de agua regenerada) es que aporta unos recursos hídricos netos adicionales, cuando se realiza en la zona costera, que son además unos recursos más fiables que los aportados por la pluviometría. Su calidad vendrá determinada (legal y técnicamente) por el uso al que se piense destinar ese recurso hídrico recuperado.

Cualquier actuación que evite una pérdida de agua dulce (por evaporación, por evapotranspiración por las plantas, o por vertido al mar y mezcla con agua salada) representará una ganancia neta (o un mantenimiento) de los recursos de agua dulce, en comparación con las soluciones convencionales de usar y verter. Por ello, la reutilización en zonas costeras, mediante la supresión del vertido al mar de agua dulce (efluente depurado en este caso), es la única forma de obtener una fuente local de agua neta adicional, que contribuye a la autosuficiencia con recursos locales (no hacen falta trasvases desde otras cuencas). Esta nueva fuente de agua tiene una característica esencial: su fiabilidad, pues es insensible a la pluviometría.

Implantar esta estrategia de gestión de los recursos hídricos comporta un coste adicional, derivados de tres actuaciones principales: 1) regenerar el agua, 2) almacenarla para su uso al ritmo que se vaya a utilizar y 3) transportarla hasta el punto donde se piense utilizar. Estos dos últimos elementos constituyen lo que se denomina “reutilización”. Para ilustrar la relevancia del coste adicional que supone la regeneración, con respecto a los beneficios que comporta, los especialistas en gestión de recursos hídricos suelen indicar que “el agua más cara es la que no se puede obtener cuando la necesitas”.

Es evidente que estas consideraciones económicas son comunes con la desalinización de agua de mar. La regeneración y la desalinización son los dos únicos procesos que aportan recursos hídricos netos adicionales en las zonas costeras. Pero mientras la desalinización está “legitimada” por el origen del agua (agua de mar), la regeneración requiere su legitimación “caso por caso”, pues su materia prima es un efluente depurado, lo que suscita repulsión (está estigmatizada culturalmente) por las personas y la creación de barreras reglamentarias por las autoridades de salud pública y recursos hídricos. Por otra parte, mientras que la desalinización requiere hasta 4 veces más energía que la regeneración incluso avanzada (purificación), la reutilización consigue una recuperación de agua de entre un 75 % y 85 % del agua afluente, en contraste con algo menos del 50 % que se consigue mediante la desalinización de agua de mar.

¿Qué valor añadido aporta el agua regenerada? ¿Por qué y en qué ocasiones hay que optar por ella?2022-03-31T22:47:03+02:00

La motivación básica para utilizar agua regenerada es disponer de un aporte neto adicional de agua (en zonas costeras), local, autosuficiente y sobre todo fiable, insensible a las irregularidades pluviométricas.

La regeneración de un efluente depurado es necesaria cuando el uso a que se desea destinar un agua lleva asociados unos requisitos de calidad superiores a los que confiere la simple depuración en una EDAR.

El efluente depurado en una EDAR es aceptable (autoridades de salud pública y recursos hídricos) para su vertido al medio receptor natural (río, mar o suelo). Usos como el riego agrícola, el lavado de calles, la lucha contra incendios, la recarga de acuíferos o de embalses, o incluso la ingestión humana indirecta y directa exigen unos niveles de calidad del agua superiores a los que tiene el efluente depurado de una EDAR, debido a los riesgos para la salud o el medio ambiente que ello comporta. Esa mejora adicional de la calidad del efluente depurado, dependiente del aprovechamiento final considerado, se consigue mediante los procesos de “regeneración”.

¿El agua regenerada se produce siempre en una ERA o puede también darse el caso de que sea producida en una EDAR?2022-03-31T22:44:29+02:00

La regeneración de agua tiene lugar en una ERA. El hecho de que sea un proceso que se realiza inmediatamente después (a unos escasos metros) del proceso de depuración (EDAR) y de que con mucha frecuencia las instalaciones físicas (la obra civil) de las ERA estén ubicadas en el mismo recinto (terreno, propiedad) de la EDAR de la que reciben el efluente depurado lleva a la confusión de unificar ambas instalaciones.

Para mejorar la percepción del público en general, la EDAR y la ERA deben estar separadas entre sí, mediante un muro o un seto vegetal visibles, e incluso disponer de entradas diferentes. Todo ello con objeto de marcar claramente las diferencias entre ellas. Son muchos los gestores de estas instalaciones que otorgan escasa importancia a este aspecto fundamental desde el punto de vista cualitativo, incumpliendo así un elemento psicológico esencial en la percepción de los productos de ambas instalaciones. Un motivo frecuente de ese incumplimiento es la reducción de costes que comporta el mantener esas instalaciones indiferenciadas.

A título de ejemplo, es como mantener indiferenciadas la zona de ventas y la de almacén de suministros en un comercio de alimentación. Lo normal y deseable para el público comprador es que la zona de ventas y la de almacén estén separados por un muro, con una puerta o cortina de comunicación. Nuestros supermercados operan claramente siguiendo esta estrategia.

¿Cuál es la diferencia entre una EDAR y una ERA?2022-03-31T22:43:46+02:00

EDAR son las siglas de Estación Depuradora de Aguas Residuales. Su efluente (agua depurada) ha de satisfacer las normas de calidad legalmente establecidas para su vertido/retorno al medio receptor natural (río, mar o suelo).

ERA son las siglas de Estación Regeneradora (o de Regeneración) de Agua. Su efluente (agua regenerada) ha de satisfacer las normas legales correspondientes al uso/los usos que se planteen en cada caso.

¿Cuál es la diferencia entre agua residual, agua regenerada y agua reutilizada?2022-03-31T23:23:06+02:00

La secuencia lógica operativa es la siguiente:

a) agua residual (o agua usada) es el agua generada por la actividad humana (urbana, comercial, industrial, agrícola); contiene todos los contaminantes añadidos al agua de abastecimiento (la originaria de fuentes superficiales y subterráneas tradicionales) durante sus diferentes usos.

b) El agua residual ha de ser depurada (exigencia legal de extraer una gran parte, no todos y no en su totalidad, de los contaminantes que contiene) de modo que el agua resultante (efluente depurado) satisfaga los requisitos legales para su vertido al medio receptor (río, mar, suelo).

c) El agua regenerada es la obtenida, a partir de un efluente depurado, mediante la aplicación de procesos adicionales que mejoran su calidad y la hacen apta para su utilización en usos no potables (sin ingestión humana, como riego, lavado de calles y refrigeración). Ese proceso adicional se denomina “regeneración”, de acuerdo con la terminología oficial española y de la UE.

d) Cuando el agua regenerada se utiliza para usos potables (recarga de acuíferos, embalses o abastecimiento directo, como ocurre en la estación espacial internacional) es necesario aplicar una “regeneración avanzada” o un proceso de “purificación” (adjetivo utilizado en San Diego).

El agua reutilizada (adjetivo derivado del participio pasado) carece de interés en todo este proceso operativo y normativo; el interés y la inquietud sobre el agua regenerada se plantea antes de que sea reutilizada. Una vez reutilizada, el agua pasa a la categoría de agua natural o simplemente agua, que sigue su curso a través del ciclo hidrológico natural.

En España tan solo se reutiliza un 7,1 % del agua para fines agrícolas e industriales. ¿Por qué son esas cifras tan bajas? ¿Cómo se pueden incrementar?2022-03-31T22:32:40+02:00

La cuantificación correcta del alcance de la reutilización en España necesita de una inscripción oficial adecuada y completa del agua regenerada producida y los usos a los que se dedica, al margen de la estacionalidad y régimen económico de uso. La declaración sistemática de la producción y uso de agua regenerada en España es todavía muy limitada, por múltiples razones, entre las que figuran: 1) la variabilidad estacional de ciertos usos, como los agrícolas y de jardinería, 2) la limitaciones para introducir los datos en un sistema de “registro” centralizado a escala de cuenca hidrográfica o comunidad autónoma y 3) la consideración incorrectas de la reutilización indirecta (vertido del agua regenerada a cauces públicos) como reutilización planificada, en casos de mejora de la calidad del agua en ríos y de riego agrícola por medio de canales históricos (acequias de riego) .

La Entidad de Saneamiento y Depuración de la Región de Murcia (ESMUR) es una de las agencias de agua que mayores cotas de reutilización alcanza en España. Su página web muestra con gran transparencia los tipos y los caudales de agua regenerada utilizados, casi exclusivamente para riego agrícola. La Región de Murcia reutiliza prácticamente la totalidad (> 95 %) de los 110 hm3/año de efluente depurado que produce: aproximadamente la mitad de ese caudal se reutiliza de forma planificada para riego agrícola, y la otra mitad se vierte al medio receptor (ríos) desde el que suele ser captado a los pocos metros para su uso agrícola. En definitiva, casi la totalidad del caudal se reutiliza para uso agrícola, con esa breve estancia de una parte del agua regenerada en cauces públicos, con caudales circulantes muy limitados.

El Consorci d’Aigües Costa Brava Girona regenera aproximadamente un 10 % de los caudales de efluente secundario que produce. El agua regenerada se reutiliza principalmente para riego de jardinería y campos de golf, usos ambientales y en menor proporción para riego agrícola, usos urbanos (mediante redes de distribución de uso exclusivo) y recarga de acuíferos.

Una declaración completa y correcta del alcance de la reutilización en España, mediante fichas descriptivas de cada proyecto concreto, sería motivo de gran satisfacción tanto para los usuarios como para toda la ciudadanía, en cuanto que permitiría constatar el compromiso de la población con los principios de la sostenibilidad y la economía circular. La adopción progresiva de un indicador relativo como el de “litros de agua regenerada que se utiliza en relación con un habitante y un año (L/hab.día)”, de modo similar a como se suele hacer para el consumo de agua en abastecimiento público (L/hab.día), resultará en un estímulo y un motivo de satisfacción para la ciudadanía y los responsables públicos.

¿Qué papel juega el coste del agua regenerada en su aceptación por los usuarios?2022-03-31T22:28:26+02:00

El coste de la regeneración (producción del agua regenerada) y de la reutilización (provisión del agua regenerada al usuario) suele ser un reto importante para la implantación de las iniciativas de reutilización, ya que la referencia tradicional de los usuarios es el coste tan reducido de las aguas superficiales y subterráneas que han venido usando hasta ahora. Conviene indicar que será muy difícil, o imposible, que esas condiciones económicas históricas puedan mantenerse en el futuro, a medida que los recursos disponibles sean menos fiables, debido a la creciente irregularidad pluviométrica y el aumento de población.

Los territorios que han registrado intensos episodios de sequía, especialmente plurianuales como los ocurridos (2012-2017) y en curso de realización (2020-hoy) en California han aprendido “por necesidad” a valorar la fiabilidad que las aguas regeneradas aportan para el suministro a los más diversos usos del agua, llegando a acuñar la conocida expresión de que el “agua más cara es la que no se puede comprar”.

La Región de Murcia fue pionera en este campo cuando redacto su plan de saneamiento en 2001. Incluyó el coste de la regeneración del agua para riego agrícola en el canon del agua que todos los ciudadanos de la región pagan por usar el agua en sus hogares. De ese modo, los usuarios del agua regenerada solo tienen que sufragar los costes de trasladar el agua desde la ERA hasta sus puntos de almacenamiento o uso. De modo similar, la Agencia Catalana del Agua aprobó en 2020 una línea de subvenciones dirigida a las entidades locales para impulsar los proyectos de reutilización de agua, la redacción de planes directores de reutilización de agua y la realización de pruebas piloto sobre reutilización. El Consorci d’Aigües Costa Brava Girona tiene establecidas tarifas para diferentes aprovechamientos no potables del agua regenerada.

¿Cómo convencer a la opinión pública de la seguridad de consumir agua regenerada?2022-03-31T22:23:22+02:00

La escasez de agua, de forma continuada e intensa (restricciones de uso durante episodios de sequía) es una de las razones con mayor capacidad de persuasión para que los ciudadanos y los responsables políticos lleguen a considerar la utilización de agua regenerada como una estrategia válida para atender el abastecimiento tanto de usos no potables como potables.

Por el contrario, la disponibilidad de agua e incluso la percepción de que antes o después, de una manera o de otra, esas restricciones hídricas serán aliviadas por el retorno de las lluvias, hacen que la reutilización del agua despierte una aceptación muy limitada entre la ciudadanía y los usuarios. Además, la percepción incorrecta de que el agua regenerada tiene su origen inmediato en el efluente depurado producido por el tratamiento de un agua residual despierta un rechazo categórico a la posibilidad de reutilizar el agua. El agua regenerada está culturalmente estigmatizada e incluso prohibida por algunas normativas.

La legitimación del agua regenerada requiere todo un programa de información y documentación patrocinado por las autoridades de salud pública y recursos hídricos dirigido a asegurar una percepción correcta del producto en cuestión: un agua regenerada para un uso determinado, tanto no potable como potable. El contexto cultural de este proceso de legitimación suele incluir la historia, los símbolos y los valores del país, y sobre todo las posibles experiencias previas relacionadas con iniciativas que hayan tenido un impacto desfavorable sobre la salud pública y el medio ambiente. Una mejor comprensión por la población del alcance que la reutilización incidental viene teniendo en nuestros cauces fluviales (y todos los del mundo) puede contribuir a serenar el rechazo inicial, pero no suele ser un argumento suficiente para asegurar la aceptación de una reutilización planificada no potable y especialmente una potable.

El seguimiento y la verificación rigurosos, por grupos de científicos y técnicos especializados, de proyectos de demostración y a escala real son sin duda un complemento imprescindible para conseguir la legitimación de los tipos de reutilización propuestos, mediante su aceptación por parte de la ciudadanía y los usuarios. A medida que la implantación de los proyectos avanza, la valoración favorable de los beneficiarios suele ser un argumento muy valioso para convencer a otros usuarios que necesiten recurrir a la reutilización del agua.

La aceptación de las vacunas contra el Covid-19 ilustra el marco en que plantear una campaña de comunicación como la propuesta para la reutilización del agua. La utilización de vacunas como forma de proteger la salud pública tiene una larga tradición, desde que Louis Pasteur elaboró la suya contra la rabia en 1885. Hay un consenso generalizado de que la fabricación de la vacuna contra el Covid-19 se ha realizado en un tiempo record, gracias a los conocimientos científicos y las tecnologías disponibles tras años de investigación y desarrollo. La decisión de la Unión Europea de asumir los costes de grandes pedidos centralizados de vacunas ha permitido avanzar resolutivamente en la puesta a disposición de la vacuna en todos los Estados miembros. No obstante, la aceptación de la vacuna, en sus diversas versiones y ante los efectos negativos que se le han atribuido, ha sido posible gracias al respaldo continuado e inequívoco de la Agencia Europea del Medicamento y las autoridades de salud nacionales. El respaldo de las autoridades y expertos de salud pública ha sido determinante.

España es el país europeo con mayor potencial de reutilización del agua, ¿disponemos de la tecnología necesaria para asegurar la regeneración del agua para consumo humano? ¿Qué tipo de procesos son necesarios?2022-03-31T22:21:36+02:00

Las técnicas disponibles para la regeneración del agua son versiones avanzadas de las técnicas utilizadas sistemáticamente para la potabilización del agua que se viene captando de nuestros ríos y acuíferos. Son técnicas compartidas por la potabilización, la regeneración y la desalinización. Todas ellas tienen como objetivo común el retirar y reducir la concentración de los componentes del agua que son indeseables para el uso al que se piensa dedicar, sea el consumo humano, el agrícola o el industrial.

La ERA de El Camp de Tarragona, propiedad de la Agència Catalana de l’Aigua y financiada en gran parte con fondos de la UE, permite producir un agua regenerada de gran calidad, próxima a la obtenida por el GWRS californiano. El agua regenerada en la ERA de El Camp de Tarragona se utiliza actualmente para suministro al polígono petroquímico de Tarragona, bajo la explotación de la empresa AITASA. La ERA de El Camp de Tarragona es un excelente “escaparate” en el que poder verificar la capacidad de los equipos humanos responsables de la explotación y las tecnologías aplicables para producir un agua de gran calidad (igual o superior a la de consumo humano) con objeto de poder aplicarlas en aquellas zonas donde la escasez de recursos obligue a adoptar formas de gestión no convencionales.

La utilización de una terminología adecuada es esencial para asegurar la correcta percepción de los usuarios y conseguir su aceptación para el uso que se plantea. La expresión “proceso de regeneración” es el adecuado en estos casos, en lugar del tradicional de “tratamiento terciario”. Esta última expresión es anticuada y sobre todo indefinida, por lo que debe ser sustituido por una designación más específica, que aporte información relevante sobre lo que cada tratamiento en concreto es capaz de hacer. Por comodidad técnica, la designación de tratamiento terciario se utiliza para designar cualquier tratamiento que sigue al tratamiento secundario, que es el obligado para los procesos de depuración. Ese carácter inespecífico, en un momento histórico en que se dispone y se utiliza una gran diversidad de procesos de regeneración, hace que el uso de “tratamiento terciario” no aporte información relevante e incluso genere una percepción negativa por parte del público, ante un concepto cuyo contenido le cuesta entender.

En definitiva, los sectores de la potabilización, la depuración, la regeneración y la desalinización del agua disponen de una gran variedad de soluciones tecnológicas, de amplios conocimientos científicos y técnicos sobre cómo utilizarlas para purificar el agua, y sobre todo de una gran experiencia sobre cómo aplicarlas de forma sostenible y económica en cada caso concreto. Algunas de esas tecnologías son muy comunes en la mayoría de los proyectos, mientras que otras vienen justificadas por las necesidades de cada caso concreto. La experiencia operativa, la capacidad de gestión sostenible de las instalaciones, especialmente la capacidad para superar incidentes (averías, piezas de repuesto) y las habilidades para informar a la ciudadanía (transparencia informativa) sobre los retos y logros de los proyectos figuran entre las misiones más relevantes del sector de la regeneración y la reutilización del agua en la actualidad. Pero más allá de todos esos requisitos, necesitamos desarrollar una estrecha colaboración entre las autoridades de salud pública y de recursos hídricos, de una parte, y las entidades responsables de la regeneración y reutilización del agua y los usuarios finales de esa agua, de otra parte, con objeto de asegurar su correcta percepción y su amplia aceptación para los usos que se les propone.

¿Disponemos en España y Europa de casos de éxito de regeneración potable? ¿Cuáles son los principales retos para alcanzar ese objetivo? ¿Qué actuaciones son necesarias para superar esos retos?2022-03-31T22:19:54+02:00

La reutilización planificada del agua para usos potables está prohibida en España, salvo circunstancias de emergencia que obliguen a llevarla a cabo. En Europa hay diversos proyectos de reutilización potable del agua, principalmente mediante la infiltración en acuíferos que posteriormente se utilizan como fuente de captación. Uno de ellos funciona en la ciudad de Berlín, Alemania, y otro en la región de Veurne, en la costa occidental de Bélgica, cerca de la frontera con Francia.

En 2002, la compañía de aguas de la región de Veurne (IWVA) inició la infiltración de agua regenerada en unos humedales formados por dunas costeras. La ERA avanzada de Torreele capta el efluente depurado de una instalación contigua y lo somete a los procesos de ultrafiltración, filtración con membranas de ósmosis inversa y absorción en carbón activado, obteniendo así un agua regenerada de gran calidad que se vierte en una superficie de 1,8 ha de esos humedales. La ERA de Torreele tiene una capacidad de producción de 7.000 m3/día, y el agua producida representa un 43 % de la demanda de agua potable de la zona de servicio del IWVA.

La exigencia más importante de este tipo de iniciativas es la existencia de un marco normativo que asegure la protección de la salud pública y el medio ambiente, junto con una explotación y una supervisión técnicas capaces de asegurar el cumplimiento de esas normas. Conseguir una percepción correcta y una aceptación amplia de los usuarios es una de las metas esenciales del programa pro-activo de información que deben realizar las autoridades de salud y medio ambiente junto con las entidades responsables de las estaciones de regeneración.

El Consorci d’Aigües Costa Brava Girona está planificando una iniciativa similar, bajo el patrocinio de la Agencia Catalana del Agua, para recargar el acuífero costero del municipio de Roses con agua purificada en una estación de regeneración avanzada en proceso de construcción.

Los protocolos de actuación adoptados en el proyecto GWRS, el de Torreele y el de las captaciones para la potabilización de agua desde ríos con calidad limitada en nuestros territorios ofrecen una fuente de inspiración esencial para avanzar en la planificación de los futuros proyectos de regeneración potable que se implanten en España.

Disponemos de conocimientos científicos y técnicos suficientes, de tecnologías apropiadas (utilizadas en los sectores de la potabilización y la desalinización) capaces de producir un agua regenerada de calidad igual o superior a la exigida para el agua potable. Hemos de promover el apoyo firme y continuado de las autoridades de salud pública y de recursos hídricos, en estrecha colaboración con las empresas de agua que producirán esa agua, y los usuarios que la consumirán, con objeto de conseguir una percepción correcta de las normas de calidad del agua regenerada y una aceptación favorable y amplia de los usuarios.

¿Se pueden generar recursos hídricos netos adicionales mediante la regeneración del agua en una cuenca hidrográfica?2022-03-31T22:17:42+02:00

Conviene resaltar que la regeneración de agua en zonas costeras, utilizando un efluente depurado que tradicionalmente se vierte al mar (una pérdida de agua dulce) es una de las estrategias de gestión que permite aportar recursos netos adicionales al ciclo hidrológico terrestre. La otra estrategia de gestión con propiedades similares es la desalinización de aguas marinas; en este caso, la remoción de sales de un agua marina permite obtener un recurso adicional de agua dulce para su incorporación al ciclo hidrológico terrestre.

La reutilización del agua en el interior de una cuenca, donde el efluente depurado se vierte a masas de agua dulce o al terreno, no genera recursos netos adicionales, pero sí contribuye a la gestión integrada y eficiente de los recursos.

¿No estamos reutilizando ya el agua de nuestros ríos para numerosos usos, incluido el suministro para consumo humano?2022-03-31T22:16:48+02:00

Así es, las captaciones de agua desde todos los ríos del mundo practican la reutilización incidental o no planificada del agua: los efluentes depurados y vertidos por poblaciones ubicadas en puntos aguas arriba de los ríos son diluidos y arrastrados por los caudales circulantes hasta que son captados nuevamente en puntos aguas abajo para su potabilización, distribución y uso en consumo humano. En períodos de escasez de lluvias, como ocurrió durante la sequía de 2007-08 en España, las desembocaduras de ciertos ríos mediterráneos españoles llegaron a contener hasta un 25 % de efluente depurado, que había sido vertido en puntos aguas arriba. En condiciones pluviométricas normales, esa proporción de agua regenerada (aportada de forma incidental) puede alcanzar un 10 % aproximadamente, aunque con notables variaciones geográficas y estacionales.

Esta circunstancia se suele expresar de forma coloquial diciendo que todos nosotros, a excepción de los residentes en las proximidades del nacimiento de los ríos, “vivimos aguas abajo de otros vertidos de aguas usadas” y, por tanto, practicamos la reutilización incidental, no planificada, indirecta, o como últimamente se designa en inglés “de facto”. La regeneración indirecta está legitimada y aceptada por la tradición, la cultura, las normas y los usuarios.

¿Será la reutilización de agua para consumo humano una de las soluciones futuras más sostenibles ante la crisis hídrica?2022-03-28T22:44:32+02:00

La reutilización de agua regenerada para consumo humano es ya una solución eficaz y fiable para el suministro de agua de consumo humano en zonas geográficas con insuficiencia o irregularidad pluviométrica, por su capacidad para generar recursos fiables (garantía hídrica) con independencia del régimen pluviométrico y las sequías.

La iniciativa pionera en este campo surgió en 1968 en la ciudad de Windhoek, capital de Namibia, donde la escasez de agua obligó a implantar un suministro parcial de agua regenerada a la población. El agua regenerada se produce a partir del efluente depurado de la ciudad, que tras pasar por un sistema de lagunaje (solución basada en la naturaleza), accede a una estación de regeneración avanzada de agua (ERA). Esta ERA produce un caudal medio de 15.000 m3/día, lo que representa un 25 % del agua de consumo humano suministrada a la población. La sequía del año 2016 hizo que las autoridades permitieran que ese porcentaje alcanzara hasta un 40 %. El agua regenerada se incorpora directamente a la red de abastecimiento urbano, asegurando una mezcla y distribución geográfica uniforme con el agua potable obtenida de las fuentes convencionales de suministro.

El ejemplo de reutilización potable del agua más emblemático y de mayor capacidad del mundo es el que viene funcionando desde 2004 en el Orange County Water District (OCWD) con el nombre de Groundwater Replenishment System (GWRS). El proyecto GWRS es operado conjuntamente por la agencia de abastecimiento (OCWD) y la de saneamiento (OCSD) del condado; el OCSD suministra el efluente depurado y el OCWD se encarga de su regeneración avanzada y recarga en el acuífero local. La estación de regeneración avanzada del GWRS produce 380.000 m3/día (135 hm3/año) y está siendo ampliada por segunda vez (desde su inicio en 2004) para que produzca 160 hm3/año en 2023, momento en que no habrá más efluente depurado local con el que abastecer al GWRS. La peculiaridad del GWRS es que el agua regenerada se infiltra en un gran acuífero sobre-explotado del condado (75.000 ha), asegurando su mezcla con otras fuentes de agua superficial, su dispersión por el subsuelo, lo que facilita su distribución natural hasta los pozos municipales de abastecimiento, su protección ante la evaporación y su pérdida de identidad, mejorando así la percepción y la aceptación de los usuarios.

Singapur adoptó un sistema similar al del GWRS y acuñó de forma pionera en el mundo el nombre de NEWater para esta nueva fuente de agua. Entre un 3 % y un 5 % de NEWater se vierte en embalses de abastecimiento y el resto se suministra para uso industrial. Singapur es sin duda uno de los Estados con mayor compromiso y determinación en hacer del agua regenerada (y también desalinizada) un componente esencial de su gestión de los recursos hídricos.

Otro ejemplo emblemático de regeneración potable directa, aunque menor que los anteriores, es el que se realiza en la Estación Espacial Internacional, donde en boca de los propios astronautas “el pipí de hoy es el café de mañana”.

La reutilización de agua regenerada de gran calidad (incluso superior a la potable en ciertos casos) para consumo humano, mediante su incorporación a un acuífero, un embalse o directamente a la red de distribución, es ya una opción segura y de calidad en zonas de climatología mediterránea en que la irregularidad pluviométrica impide asegurar un abastecimiento fiable a la población y otros usuarios. La reutilización del agua es una estrategia de gestión complementaria de otras como la preservación de la calidad de las fuentes de agua (saneamiento y depuración), el ahorro y el uso eficiente del agua, la regulación hidrológica y el intercambio entre concesionarios en el marco de mancomunidades o consorcios. Cuando esas cuatro estrategias anteriores son incapaces de resolver el déficit de recursos, como ocurre en zonas con sequías o la Estación Espacial Internacional, la regeneración potable directa del agua pasa a ser una estrategia inevitable.

¿Qué técnicas se utilizan para regenerar el agua? ¿En qué consiste el tratamiento terciario?2022-03-26T16:41:07+01:00

Las técnicas disponibles para la regeneración del agua son desarrollos avanzados de las técnicas utilizadas para la potabilización del agua, cuando se capta de ríos y acuíferos. Son técnicas compartidas por la regeneración, la desalinización y la potabilización. En definitiva, todas ellas tienen como objetivo retirar, reducir, extraer aquellos componentes del agua que son indeseables para el uso al que se piensan dedicar, sea éste el consumo humano, el uso agrícola o el uso industrial.

El concepto de tratamiento terciario es anticuado e indefinido y debe ser sustituido por designaciones más específicas, que aporten información relevante sobre lo que cada tratamiento en concreto es capaz de hacer. Por comodidad técnica, la designación de tratamiento terciario se utiliza para designar cualquier tratamiento que sigue al tratamiento secundario, que es el obligado para los procesos de depuración. Ese carácter inespecífico, en un momento histórico en que se dispone y se utiliza una gran diversidad de procesos de tratamiento, hace que el uso de “tratamiento terciario” no aporte información relevante e incluso genere una percepción negativa por parte del público, ante un concepto cuyo contenido se le está ocultando.

Para ilustrar esta reflexión, es como si a la pregunta cotidiana de un cliente sobre la oferta culinaria de un restaurante, la respuesta del camarero fuera “le ofrecemos una excelente comida”. El obvio que el cliente desea conocer detalles más concretos sobre las variedades de la comida que el restaurante le ofrece: los primeros y segundos platos, los segundos platos disponibles (carne o pescado), así como la oferta de bebidas, postres y café. Sería como designar a todo lo que puede venir después de los segundos platos con el nombre de terceros platos, sin mayor concreción de entre su gran diversidad.

En definitiva, los sectores de la potabilización, la depuración, la regeneración y la desalinización del agua disponen de una gran variedad de soluciones tecnológicas, de amplios conocimientos científicos y técnicos sobre cómo purificar el agua, y sobre todo de una gran experiencia sobre cómo aplicarlas de forma sostenible y económica en cada caso concreto. Algunas de esas tecnologías son muy comunes en la mayoría de los proyectos reales, mientras que otras tecnologías están justificadas por las necesidades de cada proyecto en particular. La experiencia operativa, la capacidad de gestión sostenible de las instalaciones, especialmente la capacidad para superar incidentes (averías, piezas de repuesto) y las habilidades para informar a la ciudadanía (transparencia informativa) de los retos y logros de los proyectos figuran entre los retos más relevantes de esos sectores en el momento actual.

¿Cuáles son los pros y los contras de regenerar y desalinizar un agua?2022-03-26T17:24:43+01:00

Como fundamentos previos, conviene clarificar dos conceptos:

Regenerar un agua es un proceso que se alimenta de un efluente depurado (esa es la materia prima del proceso) y tiene como objetivo retirar gran parte de la diversa serie de contaminantes que todavía quedan en un efluente secundario. La utilización de agua regenerada ha recibido históricamente la designación de “reutilización del agua”; con esas dos palabras se viene simplemente transmitiendo la idea de que se está utilizando un agua que ha sido regenerada, a partir de un efluente secundario.

Desalinizar un agua es un proceso de tratamiento destinado principalmente a retirar las sales inorgánicas presentes en el agua de mar (la materia prima para este proceso), a fin de convertirla en agua dulce, consumible por las personas. Una vez desalinizada, el agua así obtenida puede mezclarse, o utilizarse sin dilución alguna, para el consumo humano. La práctica de utilizar agua desalinizada no ha recibido una designación particular, más allá de designarla como “agua desalinizada”.

En definitiva, la lógica que rige el uso de estos vocablos es: la regeneración utiliza efluente secundario (agua dulce con ciertos contaminantes) y produce agua dulce desprovista de muchos de los contaminantes que contiene un efluente secundario; la desalinización utiliza agua de mar (agua salina) y produce agua dulce, tras retirar gran parte de las sales que aquella contiene. La utilización de agua regenerada se suele designar casi universalmente con la expresión “reutilización del agua”; en contraste, la utilización de agua desalinizada no tiene un nombre especial,.

El beneficio más importante de ambos procesos (regeneración y desalinización) es que ambos aportan una contribución neta de recursos, siempre que se realicen en la costa. Mientras que la regeneración capta un agua dulce (efluente secundario), que de otro modo se suele verter al mar, y mejora su calidad, mediante la retirada o la supresión (parcial o total) de los diversos contaminantes orgánicos e inorgánicos que están presentes en el efluente depurado que le sirve de materia prima, la desalinización capta agua salada del mar, aunque también de un acuífero salobre, para transformarla en agua dulce, mediante la retirada de las sales orgánicas e inorgánicas que contiene, como el cloruro sódico, o sal común, por ejemplo.

Tanto la regeneración como la desalinización utilizan procesos de tratamiento muy similares, tanto para la supresión de matera en suspensión (partículas microscópicas), como sustancias disueltas (orgánicas e inorgánicas) y especialmente de desinfección (inactivación de bacterias, virus y parásitos). En gran parte, la mayoría de esos procesos son originarios de y muy similares a los utilizados en las plantas de potabilización de agua, cuando captan aguas de los ríos para transformarlas en aguas de consumo humano.

El parecido entre la regeneración y la desalinización se hace especialmente marcado en el caso de la regeneración avanzada, como la que se realiza en el proyecto GWRS o en la ERA de El Camp de Tarragona. En todos esos casos, la separación mediante membranas de ósmosis inversa constituye el centro neurálgico del proceso de purificación del agua: tanto para rebajar el contenido de sales inorgánicas, en el caso de la desalinización (de agua de mar) como para rebajar el contenido de sustancias orgánicas e inorgánicas, en el caso de la regeneración avanzada, cuya materia prima es un efluente depurado.

Una diferencia destacada entre ambos procesos es su consumo energético y por tanto su coste de producción. Los principios termodinámicos son inapelables en estos casos. Retirar mediante osmosis inversa las sales contenidas en un agua de mar (con unos 32.000 mg/L de sales) requiere mucha más energía que retirar las sales orgánicas e inorgánicas contenidas en un efluente secundario (con unos 2.000 mg/L de sales). Mientras que la desalinización suele requerir entre 3,5 kWh/m3 y 4,0 kWh/m3, la regeneración avanzada del proyecto GWRS requiere tan solo 1,12 kWh/m3. Además, la desalinización de 100 L de agua de mar resulta en la producción (recuperación) aproximada de 50 L de agua dulce, haciendo que los otros 50 L (las salmueras) deban ser devueltos al mar en condiciones controladas. Por su parte, la regeneración avanzada de 100 L de efluente depurado viene a resultar en la producción (recuperación) de entre 80 L y 90 L de agua regenerada, haciendo que los restantes 20 L o 10 L de agua sean retornados a la EDAR de donde se obtiene el efluente depurado, desde donde suelen ser vertidos al medio natural, el mar o el suelo.

¿Podría el agua regenerada llegar a ser de consumo humano?2022-03-26T17:03:33+01:00

El agua regenerada de gran calidad se está utilizando como agua de consumo humano desde 1968 en Windhoek, la capital de Namibia, y desde 1973 en diversos lugares del sur del Estado de California.  El ejemplo más emblemático de este uso “potable”, para el que es necesario un proceso de regeneración muy cuidado (denominado purificación del agua en lugares como San Diego, California), es el que tiene lugar en la Estación Espacial Internacional, en la que los astronautas suelen decir “el pipí de hoy (al igual que la transpiración) es el café de mañana”.

Los intensos y repetidos episodios de sequía que se han venido registrando en el sur de California (5 años entre 2012-2016, y de nuevo desde 2020 hasta hoy), donde viven algo más de 20 millones de personas (la mitad de la población del Estado) han motivado la adopción de procesos de regeneración avanzada, capaz de producir un agua regenerada que satisface y supera las normas de calidad establecidas para el agua de consumo humano de origen superficial (ríos, embalses) o subterránea (acuíferos). El agua regenerada así producida se suele infiltrar en acuíferos locales (vacíos, debido a su sobre-explotación histórica), de modo que se aprovecha la capacidad de los acuíferos para almacenar el agua, distribuirla bajo el suelo en toda la extensión del acuífero, evitar su evaporación, mezclarla con otras fuentes naturales de recarga (ríos, aguas de lluvia) y especialmente mejorar la percepción del público, en cuanto que su extracción la hace parecer un agua subterránea convencional.

El proyecto Groundwater Replenishment System operado por el Orange County Water District en el sur de California es el mejor ejemplo emblemático mundial de este concepto. El proyecto GWRS produce unos 380.000 m3/día (135 hm3/año) de agua regenerada de calidad potable a un coste unitario de 0,38 dólares/m3. Una tercera parte de ese caudal se utiliza para su inyección en una barrera contra la intrusión salina del acuífero de Orange County (75.000 ha de superficie) y los otros dos tercios se infiltran en el acuífero en un punto situado a 21 km aguas arriba del río Santa Ana, junto con parte de los caudales circulantes por el río.   La ERA de El Camp de Tarragona, propiedad de la Agència Catalana de l’Aigua y financiada en gran parte con fondos de la UE, permite producir un agua regenerada de gran calidad, próxima a la obtenida por el GWRS californiano. El agua regenerada en la ERA de El Camp de Tarragona se utiliza actualmente para suministro de agua al polígono petroquímico de Tarragona, bajo la explotación de la empresa AITASA. La ERA de El Camp de Tarragona es un excelente “escaparate” en el que poder verificar la capacidad de los equipos explotadores y las tecnologías aplicables para producir un agua de gran calidad (igual o superior a la de consumo humano) con vistas a su posible aplicación futura en zonas en que la escasez de recursos obligue a adoptar formas de gestión no convencionales.

¿A qué usos se puede destinar el efluente depurado en una EDAR?2022-03-26T17:05:18+01:00

El efluente depurado en una estación depuradora de aguas residuales (EDAR) tiene normativamente una calidad apta para su retorno (vertido) al medio natural, como un río o el mar. Ese es el objetivo normativo de la calidad de un efluente depurado.

Normativamente, esa calidad no es adecuada para la reutilización del efluente depurado, tanto por su contenido de sustancias orgánicas e inorgánicas, como especialmente por su contenido microbiológico. Para poder reutilizar un agua (que antes ha sido un efluente depurado) es necesario someterla a un proceso adicional (regeneración) mediante el que se mejoran diversas de sus características y pasa así a ser adecuada para su reutilización. Cada uso autorizado requiere un proceso específico de regeneración dependiente de la normativa aplicable. Es frecuente que el proceso de regeneración se diseñe y explote para permitir diversos usos alternativos del agua regenerada (riego agrícola y de jardinería, usos urbanos). En ese caso, el uso de mayor exigencia de calidad del agua regenerada es el que determina el proceso de regeneración, de modo que los otros usos reciben un agua con calidad superior a la mínima requerida. La razón de esta estrategia es minimizar el número de conductos de transporte del agua: se opta por utilizar un único conducto de distribución, como forma de facilitar la explotación y optimizar los costes económicos.

En cuanto a los posibles usos del agua regenerada, las utilizaciones actuales incluyen los usos “no potables” (aquellos en que el agua no es ingerida por las personas) como el riego agrícola y de jardinería, los usos ambientales (lagos ornamentales, humedales), los usos urbanos (lavado de calles, de coches, de alcantarillado, suministro para inodoros, jardines privados), y también los “usos potables”, en los que el agua regenerada es finalmente consumida por las personas, bien indirectamente mezclada con las aguas de embalses o acuíferos, o bien directamente tras su incorporación en el punto de entrada de las plantas de potabilización o a incluso en las propias redes de distribución de agua de consumo humano. En España, el RD 1620/2007 prohíbe el uso de agua regenerada para el abastecimiento humano, es decir la reutilización potable, salva en condiciones de emergencia que lo justifiquen.

¿Qué beneficios y exigencias tiene la reutilización del agua?2022-03-26T17:06:42+01:00

La reutilización del agua (regenerada) tiene múltiples beneficios y exigencias. Entre los beneficios, destaca la provisión de una fuente de agua con mucha más fiabilidad, garantía, que las fuentes convencionales (originadas por la lluvia). Se suele decir que el agua regenerada ofrece una fuente de agua “insensible” a la falta de precipitaciones, una fuente de agua que no se ve afectada por la sequía.

Otros beneficios destacados son: a) ofrece una aportación neta de agua cuando la regeneración se hace en la costa, antes de que el agua dulce (aunque sea efluente depurado) se vierta al mar, donde pasa a ser agua salada. Aunque en zonas del interior no existe tal incremento neto de recursos, la reutilización en zonas del interior permite una mejor gestión de los recursos disponibles. Otro beneficio de la reutilización es que el agua regenerada constituye un recurso local (próximo a quienes producen el efluente depurado), favoreciendo la autosuficiencia de agua entre esos mismos usuarios y evitando así la necesidad de recurrir a trasvases desde otras cuencas.

Esos beneficios pueden aplicarse a diferentes usos/aprovechamientos del agua como la aportación a cursos de agua, a acuíferos, a humedales, o para usos urbanos, agrícolas, e incluso el abastecimiento para consumo humano.

Entre las exigencias de la reutilización figuran la necesidad de realizar un proceso (muy cuidado, riguroso y fiable) de regeneración que asegure el cumplimiento de las normas de calidad aplicables, de forma continua, fiable y sin emergencias. Esto comporta sin duda un coste que habrá de ser asignado a uno o varios de los usuarios. Un caso muy ilustrativo de lo que comporta el proceso de identificación del sujeto obligado a esas contribuciones dinerarias se presenta cuando el agua regenerada se utiliza para la mejora ambiental, en zonas naturales, donde los beneficiaros directos son las aves, los peces y todo tipo de flora y fauna natural.

A grandes rasgos, el coste unitario (€/m3) del proceso de regeneración depende de la calidad requerida para el agua regenerada (mayor calidad, mayor coste) y la capacidad de la ERA (mayor capacidad, menor coste unitario, debido al factor de escala). Por otra parte, el coste de la reutilización depende fundamentalmente de la distancia entre la ERA y el punto de uso (mayor distancia, mayor coste) y los dispositivos de regulación (almacenamiento). Los costes de la reutilización para usos no potables (el almacenamiento y la llevada del agua hasta el punto de riego agrícola y de jardinería, si no se dispone de esos instrumentos) puede llegar a ser más de 10 veces superiores al coste de la regeneración del agua para ese uso.

Conviene destacar que en estos momentos la mayor exigencia de la reutilización es disponer de la voluntad política necesaria para avanzar en la elaboración de normativas y para conseguir una correcta percepción y una amplia aceptación del público, ante la falta de legitimidad (cultural, técnica, normativa) del agua regenerada (originariamente residual y luego depurada) como fuente de agua para los más diversos usos (con las más diversas calidades). El agua regenerada (antes depurada, y previamente agua residual) despierta rechazo, está estigmatizada y carece de legitimidad social y normativa para ser utilizada. Esta observación contrasta con la aceptación universal de la denominada “reutilización incidental” que ocurre en todos los ríos del mundo, cuando los efluentes depurados de las poblaciones ribereñas (con depuración o sin ella) se vierten en los cauces de los ríos, donde se mezclan y diluyen con los caudales circulantes, y son posteriormente captadas en puntos aguas abajo para los más diversos usos, entre ellos el abastecimiento para consumo humano, previa su potabilización. Las captaciones de agua en las proximidades de la desembocadura de los ríos utilizan los caudales vertidos a lo largo del cauce del río, desde su nacimiento.

¿Qué significa regenerar y reutilizar un agua?2022-03-26T17:58:51+01:00

Conviene clarificar el papel que cada una de esas dos actividades tiene, por ser complementarias entre sí:

Regenerar es un proceso de tratamiento (realizado en una estación de regeneración de agua, ERA) destinado a dotar al agua de una calidad adecuada (fijada por normativa) para el uso al que se piensa destinar. Cada uso suele tener unos requisitos de calidad específicos, establecidos en la normativa correspondiente. En España mediante el RD 1620/2007, para diversos usos, y muy pronto a escala de la UE mediante al Reglamento UE 2020/741, específicamente para el riego agrícola.

Reutilizar es un proceso de gestión, diferente y posterior a la regeneración, mediante el que el agua regenerada se pone a disposición del usuario. Para ello, suelen ser necesarios tres elementos diferenciados: a) un dispositivo regulador de caudales (depósito, embalse, acuífero) para adecuar el ritmo de producción del agua regenerada al ritmo de uso del agua regenerada (es lo que en un proceso industrial, por ejemplo de bienes de consumo, se denomina un almacén logístico), b) un conducto (canal, tubería) mediante el que se transporta el agua regenerada desde la ERA hasta el punto de uso y c) unas normas de uso del agua, tales como las horas de riego, las formas de riego o de infiltración en un acuífero o el color de las conducciones.

Ediciones Recientes

mayo 2022
LMXJVSD
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031 

Recursos Documentales

Ir a Arriba