La monografía titulada “Usos urbanos del agua regenerada: Granollers“, primera de la serie sobre “Nuevas fuentes de agua“, presenta las iniciativas que Granollers viene impulsando desde 1999 para la reutilización urbana del agua, mediante la planificación de una red de agua no potable, abastecida con aguas subterráneas y agua regenerada. El proyecto se hizo realidad en 2002 con la construcción del humedal de Can Cabanyes, destinado a regenerar los efluentes secundarios de la EDAR. La reutilización de agua a escala municipal es una línea estratégica del Ayuntamiento para recuperar el espacio natural degradado de la pineda de Can Cabanyes, restableciendo su estado paisajístico para usos de recreo. Las autoridades locales han apoyado de forma continuada este proyecto.

La concesión de uso del efluente depurado fue otorgada por la Agencia Catalana del Agua en 2007, y modificada en 2015 para adaptarla al RD 1620/2007. La explotación conjunta de la infraestructura verde (humedal construido) y la ERA convencional ha permitido asegurar un agua regenerada de excelente calidad, que satisface los requisitos del RD 1620/2007 y es apta para el riego de jardines públicos y limpieza viaria y del alcantarillado, usos públicos a los que no se aplican tarifas. El riego de jardinería consumió 6.800 m3 de agua en 2020. El uso para limpieza viaria ha sido muy limitado hasta el momento. Para promover ambos usos, se ha construido una estación de carga de cisternas, que facilitará el uso de varios miles de metros cúbicos anuales adicionales para esos servicios.

Las instalaciones de regeneración de agua han producido 1,4 hm3 hasta 2020, a un coste inferior al del agua de consumo humano, pero superior al del agua subterránea de pozos y minas locales. A pesar de esta referencia económica, el proyecto de reutilización de agua ha generado numerosas externalidades que han reforzado la agenda de desarrollo sostenible de Granollers.

El servicio de suministro de agua regenerada ha significado una inversión de 1,3 M de euros, en especial para construir una red de distribución de agua no potable. Está prevista una inversión adicional de 200.000 euros para construir una segunda laguna del humedal construido.

La infraestructura necesaria para potenciar el uso urbano de agua regenerada se ha ido incorporando en los proyectos de remodelación urbana y de urbanización de nuevos sectores de Granollers, mediante la colocación de una tubería de agua no potable, para cuando se pueda conectar a la red general de suministro, así como depósitos reguladores de agua.

La ciudadanía desconoce generalmente la utilización de agua regenerada por los servicios municipales. Aunque su percepción es favorable, será necesario superar diversos obstáculos y prejuicios. Los medios de comunicación han hecho una difusión destacada de las actividades y los resultados del proyecto dedicado a promover la disponibilidad de recursos hídricos alternativos. Se han organizado numerosas visitas a la EDAR de Granollers, al proceso de regeneración de agua de Can Cabanyes y a la reutilización de agua para mejora ambiental del río Congost. El proyecto de regeneración de Can Cabanyes ha despertado el interés de numerosas delegaciones internacionales.