La página web de la WateReuse Association publica una interesante nota de prensa en la que comenta los detalles de la reciente propuesta de ley aprobada por el congreso californiano y firmada por Jerry Brown, gobernador del estado, con el apoyo de los miembros de la WateReuse California y la WateReuse Association de todo el estado. La nueva ley (AB 574) permitirá a las entidades responsables de los servicios públicos de California desarrollar proyectos de reutilización potable directa de agua para el año 2023.

En palabras del diputado Bill Quirk, patrocinador de esta ley, “California es un líder mundial en la reutilización de agua potable, mediante la utilización de agua regenerada altamente purificada para el abastecimiento de consumo humano.  El uso de agua regenerada para usos no potables, como el riego agrícola y de jardinería, ya está bien asentado y dispone de normativa específica desde hace varias décadas en California “.

En diciembre de 2016, el Consejo Estatal de Control de los Recursos Hídricos publicó un estudio titulado “Investigación sobre la viabilidad de desarrollar criterios uniformes para la reutilización potable directa del agua”. El estudio puso de manifiesto que la reutilización potable directa del agua regenerada tiene un gran potencial, pero requiere afrontar diversos retos científicos y técnicos que aseguren una protección fiable de la salud pública en todo momento.

Actualmente, los Estados Unidos carecen de normativas federales o estatales relativas a la reutilización potable directa del agua.  Para satisfacer las futuras demandas de agua, California necesitará aumentar y expandir el uso del agua regenerada, especialmente como fuente de agua potable.  La ley AB 574 permitirá de forma segura estos usos adicionales del agua regenerada.

En palabras de la Directora Administrativa de la WateReuse California, “La ley AB 574 representa un nuevo futuro para el agua en California.  La ley insta al Consejo Estatal a que inicie un nuevo camino en el que impulsar la reutilización potable del agua, proporcionando así una nueva fuente de agua potable sostenible y controlada localmente “.

Tras la firma del proyecto de ley, el diputado promotor de la misma manifestó que “El Consejo Estatal ha dado el primer paso para ampliar nuestra capacidad de responder a otra sequía, mediante el establecimiento de un marco apropiado para la elaboración de normativas. La AB 574 muestra claramente que el Consejo Estatal tiene la autoridad para avanzar a la vez que para establecer los calendarios necesarios con los que asegurar que esas normativas se completan a tiempo. Agradezco a los que me han apoyado y ayudado en impulsar este importante asunto y en patrocinar la ley AB 574 “.

La ley AB 574 entrará en vigor el 1 de enero de 2018 y obligará al Consejo Estatal de Control de los Recursos Hídricos a que complete las reglamentaciones necesarias antes del 31 de diciembre de 2023.