El diario Press Democrat se ha hecho eco recientemente de uninforme publicado por la Universidad de California en Davis el pasado mes de julio, y anunciado entonces por la Asociación Californiana de Agencias del Agua, según el cual la agricultura de California se encamina hacia unas pérdidas anuales de 1 millardo de dólares durante este año y el siguiente, a consecuencia de la sequía que se registra por cuarto año consecutivo.

Daniel Summer, economista agrícola y co-autor del informe, anticipaba la puesta en barbecho de hasta 450.000 ha de tierras de regadío durante el presente año, el doble de lo registrado el año pasado. A medida que avanza el cuarto año de sequía en las zonas agrícolas del estado, aumenta la desagradable sensación de que California ha inaugurado unas nuevas formas de hacer, en las que se incluyen intensas restricciones de agua en las concesiones de los dos principales sistemas de distribución de agua.

Según el Departamento de Recursos Hídricos, el riego de 4,4 millones de hectáreas consume unos 42.000 hm3 de agua durante un año normal, lo que representa el 80% del total de usos humanos del agua en el estado, correspondiendo el 20%  restante a los usos urbanos e industriales. Los ganaderos indican que sus pastos siguen de color verde, aunque las plantas no han crecido, lo que les obligará una vez más a comprar heno con el que alimentar su ganado. Según el informe, California produce la mitad de las frutas, los frutos secos y las hortalizas cultivadas en los EEUU y casi un cuarto de la leche y la crema de todo el país.

El impacto de la sequía en los precios de la alimentación han sido “relativamente mínimos” para el consumidor medio. A medida que han aumentado las limitaciones en el suministro de agua, los agricultores han cambiado sus cultivos hacía otros de mayor valor añadido, como los aguacates, las fresas, las lechugas, el apio y el brócoli. Los cultivos más afectados por el abandono han sido especialmente el arroz, el algodón, el heno de alfalfa y el maíz de ensilar para alimentar al vacuno productor de leche.