Los investigadores de la Universidad de California en Irvine han desarrolado un nuevo marco de referencia para caracterizar las sequías de nieve alrededor del mundo. Mediante la utilización de una herramienta capaz de analizar las condiciones registradas desde 1880 hasta 2018, los investigadores pudieron estimar un aumento del 28 % de la duración de las sequías de nieve registradas en los Estados occidentales de los EEUU durante le segunda mitad del periodo de estudio.

La investigación ha estado financiada por la U.S. National Science Foundation. El estudio ha sido publicado en los Proceedings of the National Academy of Sciences y describe los resultados obtenidos mediante la aplicación de un nuevo indice de agua de nieve equivalente y las implicaciones que dichas sequías de nieve pueden tener para las poblaciones humanas residentes en las zonas afectadas.

En palabras de la investigadora principal del estudio, Laurie Huning,  “la nieve es un importante recurso global de agua que juega un papel esencial en los procesos naturales, la agricultura, la generación hidroelectrica y las condiciones socioeconómicas básicas de las  diversas regiones. Mientras que otras formas de sequía han sido bien estudiadas, la variación de las sequías de nieve a escala global han merecido una atención mucho menor hasta el momento”

El análsis realizado mediante el nuevo marco de referencia ha puesto de manifiesto unas sequías de nieve prolongadas en California, Oregon, Washington y otros Estados occidentales y, en menor grado, en la Rusia Oriental y Europa, durante el periodo de casi cuatro décadas considerado. El estudio ha permitido registrar la disminución de los valores medios de la intensidad y la duración de las sequías de nieve durante ese periodo en otras regiones del mundo, donde las poblaciones dependen, para atender sus necesidades básicas, del agua generada por la fusión de la nieve recogida durante el periodo anual – el Hindu Kush, Asia Central, los grandes Himalayas en Asia, así como la cadena de montañas extratropicales de los Andes y la Patagonia en America del Sur.

El índice normalizado de agua de nieve equivalente elaborado por el grupo investigador puede ajustarse a escalas de tiempo variables, tales como periodos de 1 mes o de 3 meses. El índice incorpora información sobre la cantidad y la persistencia del agua de nieve equivalente depositada sobre el suelo y la cantidad de agua almacenada en la capa de nieve, que están relacionadas con otros tipos de sequía tales como las sequías meteorológicas y los declives de caudales circulantes, ya que las precipitaciones y la temperatura influyen sobre la acumulación y la fusión de la nieve.

De acuerdo con Huning, esta es la primera de este tipo de herramientas que permite comparar las condiciones de sequía entre regiones que climas y precipitación de nieve diferentes. En palabras de Luciana Astiz, directora de programa de la Division of Earth Sciences de la NSF, “es importante cuantificar las sequías de nieve, en cuanto que afectan a los ecosistemas, al abastecimiento de agua y a la posibilidad de incendios durante los meses de verano, especialmente en la parte occidental de los EEUU”.