El portal de la emisora de radio KJZZ, patrocinado por el Rio Salado College y los Maricopa Community Colleges del Estado de Arizona, ha publicado recientemente una interesante noticia sobre la inauguración de la planta de regeneración avanzada de agua de la ciudad de Scottsdale, en Arizona.

Desde el pasado mes de septiembre, la planta de regeneración avanzada de agua de Scottdale, situada en el campus del agua al norte de la ciudad, goza de un permiso que ninguna otra ciudad de Arizona tiene: puede convertir agua regenerada en agua potable para consumo humano.

En palabras del director ejecutivo de la empresa pública Scottsdale Water, “hasta enero de 2018, las autoridades estatales tenían prohibido el consumo humano de agua regenerada. Esa prohibición quedó suprimida durante el año 2018 y, como consecuencia de ello, hemos venido trabajando con las autoridades estatales para obtener la primera autorización de una instalación como ésta para ofrecer un suministro de agua regenerada”.

No obstante, el hecho de que Scottsdale pueda suministrar agua regenerada para consumo humano no quiere decir obligatoriamente que esté haciendo. Ésta planta es una de las tres instalaciones del país que tienen permiso para hacerlo y, según el director ejecutivo de Scottsdale Water, uno de los principales objetivos del proyecto es ayudar a los consumidores a superar el “rechazo” que tal propuesta suele suscitar.

En palabras del director ejecutivo, “Estamos tratando de ayudar a los ciudadanos a que superen esa sensacion de rechazo que el concepto de agua regenerada les despierta, así como esa duda incipiente que surge entre el pensamiento del agua regenerada y el hecho de consumirla. En definitiva, superar el proceso de rechazo que el agua regenerada suele suscitar”. No tenemos ningún plan para introducir el agua regenerada en nuestro sistema de distribución de agua de consumo humano, aunque lo podríamos hacer. Eso ofrece a Scottsdale la ventaja de disponer de varios años de anticipación, de modo que si surgiera la necesidad de llevar a cabo esa introducción en nuestro sistema de distribución de agua, lo podríamos hacer con tranquilidad. No obstante, no tenemos planes de hacerlo a corto plazo”.

El proceso de regeneración del agua consta de varias etapas. En primer lugar, el agua es sometida a un proceso de regeneración básica. A continuación, el agua regenerada pasa a la planta de regeneración avanzada de agua. Es en ese momento cuando el agua comienza a atravesar diversas barreras de intenso tratamiento. El agua es sometida a un proceso de ozonacion, lo que permite fracturar muchas de las moléculas que contiene. A continuación, el agua pasa por un proceso de ultrafiltración, donde las membranas, de forma similar a un manojo de espagetis, filtran los microorganismos, los virus y las moléculas de un cierto tamaño. Por último, el agua pasar por un proceso de ósmosis inversa, terminando con un proceso de desinfección final mediante luz ultravioleta.

Además, para satisfacer la autorización de Reutilizacón Potable Directa, los operadores someten el agua así regenerada a una exposición adicional de luz ultravioleta, así como a una filtración en carbón activado, lo que permite retener por absorción las sustancias que todavía pueda contener el agua. Por último, el agua es remineralizada, con objeto de darle un sabor similar al del agua natural.

Al final de esta larga y ruidosa nave industrial, hay un dispensador de agua, donde los visitantes pueden afrontar ”el momento de la verdad”.

El director ejecutivo indica que si el visitante es curioso, o escéptico, sobre el hecho de beber agua regenerada, tiene la opción de degustarla por si mismo. La instalación ha suministrado agua a diez cerveceros artesanales del valle, con objeto de que la utilicen en sus procesos de producción de cerveza. Las cervezas así elaboradas serán ofrecidas para degustación durante el One Water Brewing Showcase during Scottsdale’s Canal Convergence que tendrá lugar en noviembre.

La entrevista puede escucharse aquí

El fichero mp3 puede descargarse aquí (11,36 MB)