El Canal 6 de televisión de Wichita Falls presentó el pasado 1 de marzo un interesante reportaje sobre la celebración, por parte de los responsables de esta ciudad tejana, de la terminación de su proyecto de reutilización de agua. Aunque la terminación del proyecto ha requerido varios años, el agua regenerada ya se está bombeando desde la planta de recuperación de recursos hídricos hasta el Lago Arrowhead. La nueva estación de reutilización potable indirecta (IPR) de agua permitirá mantener el nivel del agua en el lago entre el 60 % y el 98 % de su capacidad en todo momento, ayudando así a aliviar cualquier futuro episodio de sequía que pueda afectar a Wichita Falls.

En palabras del director de obras públicas, “El agua es como el aire, no podemos vivir sin ella”. No obstante, es una de esas cosas que muchas personas consideran garantizada. Cuando la necesitas, basta con abrir el grifo o girar la válvula. Sin embargo, eso es lo que estuvo a punto de ocurrir en 2011 para los residentes de Wichita Falls.

En palabras del alcalde de la ciudad, “tuvimos mucho miedo por la base aérea de Sheppard, el territorio de Midwestern y todos nuestros ciudadanos. Una de las cosas que como alcalde uno no desea hacer nunca es racionar el agua a sus ciudadanos, obligarles a que se bañen una vez cada dos días o cosas de ese estilo”. Una vez pasada la sequía histórica, la ceremonia de apertura de la instalación ha servido para confirmar que esa situación podrá ser evitada en el futuro.

En palabras del director de obras públicas, “es agradable ser capaz de utilizar un recurso que se ha estado alejando de nosotros durante siglos. Es agradable disponer de este recurso hídrico bajo nuestro control”. El nuevo sistema de regeneración de agua tratará el agua residual en la planta de recuperación de recursos y a continuación lo impulsará a través de una tubería para verterlo al Lago Arrowhead. En palabras del director de obras públicas, “siempre que se pueda añadir agua a nuestros abastecimientos de agua de consume humano en esta parte de Texas, estamos obligados a hacerlo”.

En palabras del alcalde de Wichita Falls, “nos preguntan muchas veces sobre este proyecto. Es agradable poder responder que ya está funcionando. Es como si lloviera todos los días en Wichita Falls, hasta 60.000 m3/día que podemos bombear de nuevo al lago. Cuando digo que es como si lloviera todos los días en Wichita Falls, quiero decir que tenemos la capacidad de hacer que llueva todos los días en Wichita Falls”.

Los responsables municipales están realmente entusiasmados por lo que un proyecto como éste significa para el futuro de Wichita Falls. En palabras de su director de obras públicas, “este sistema de reutilización de agua ayudará a paliar futuros episodios de sequía; mientras que uno puede anticipar la llegada de tornados o de inundaciones, no es posible anticipar la sequía hasta que ya la tenemos encima, lo que hace mucho más difícil la tarea de prepararse para afrontarla.”

Para sorpresa de un visitante de la página web de la ciudad de Wichita Falls, la única referencia que hemos podido encontrar en relación con este proyecto tan innovador es la que aparece en el Informe Anual 2017 sobre la Calidad del Agua de Consumo Humano de la ciudad de Wichita Falls.